Cenar a ciegas en Barcelona

Hace unas semanas tuve la oportunidad de cenar en el Restaurante Dans Le Noir, situado en pleno Barrio de El Born de Barcelona. Me pareció un concepto muy curioso: un restaurante donde se cena a oscuras y los camareros son personas invidentes. En este post, quiero narrar nuestra experiencia en una noche en la que, privados de la vista, tuvimos que tocar, oler y poner a prueba el resto de los sentidos. Una experiencia sensorial, humana y sorprendente que, sin duda, recordaremos durante mucho tiempo. Gastroviaje no ha querido dejar pasar la oportunidad de contártelo para que tengas una idea de lo que significó esta visita y, porqué no, te animes a descubrirlo tú mismo.

🎁 Una noche para regalar

Ese día era una celebración especial y quería hacer un regalo diferente. Seguro que coincidirás conmigo en que muchas veces no es fácil sorprender a la otra persona.

Durante semanas, estuve buscando algo que no se limitara a una mera experiencia gastronómica. Así que tras leer infinidad de blogs y preguntar entre mis conocidos, encontré el obsequio perfecto: el Restaurante Dans Le Noir. 

Este restaurante está ubicado en el Bario de El Born, una de las zonas más bonitas de Barcelona. Un barrio cargado de historia en el que merece la pena dejarse llevar por sus plazascallejuelas, la Rambla de El Born, el mercado, los museos, el precioso Parc de la Ciutadella y la gran oferta gastronómica que encontrarás en casi cada esquina.

Barrios de Barcelona y restaurantes

En él cocina Adrià Subirana, quien está al frente de este proyecto desde el año 2011. Un joven pero experimentado chef que ofrece en este local una cocina tradicional catalana influenciada por las culturas asiática y latinoamericana.

🍴 Dans Le Noir: cenas y catas a oscuras

🚩 Passeig de Picasso, 10

Tras leer los comentarios y dirigirme a su página web, descubrí que podía adquirir un vale regalo a canjear el mismo día de la cena. Así que me puse manos a la obra.

Entre las opciones disponibles opté por el menú compuesto por primer plato, segundo plato y postre por 43 euros. A parte, una cata de tres vinos a 15 euros por persona.  El precio era bastante más elevado que la media que tenemos para restaurantes, pero la ocasión lo merecía y estaba segura de que la experiencia merecería la pena.

Tras unas semanas de espera, llegó el día en el que disfrutaríamos nuestra cena a oscuras. Era sábado por la noche y nada más llegar al restaurante, Carlos nos dio la bienvenida y nos indicó que dejáramos nuestras cosas en las taquillas: móviles, cámaras y cualquier dispositivo que emitiera luz, por pequeña que fuera.

Cenar a oscuras Barcelona

Algo antes de las 22:30, hora de la reserva, llegó Adrià para explicarnos con más detalle las normas de la sala. Lo más importante es que nosotros no nos levantáramos ni camináramos solos por el local, simplemente teníamos que avisar a nuestra camarera y ella vendría a servirnos.

Y así, pasados unos minutos, nos presentó a Pilar, una chica invidente que sería nuestra camarera esa noche y nuestros ojos dentro de la sala. La verdad es que sólo tenemos para ella palabras de agradecimiento. Además de una gran profesional, fue sumamente amable y atenta en todo lo que necesitamos.

Conocer la discapacidad visual en primera persona te aproximará a la realidad diaria de las personas invidentes. Gracias a proyectos como estos, ellos pueden trabajar y desarrollarse personal y profesionalmente

Pilar nos llevó hasta nuestra mesa en la más completa oscuridad para empezar a comer. Fue muy impactante, ya que tenía el concepto erróneo de que sí veríamos algo, por poco que fuera. Pero la realidad es que no se veía absolutamente nada.

Lo más divertido fue el intercambio de opiniones acerca de qué había en el plato, intentando oler y llegando incluso a comer con las manos, ya que a veces se hacía imposible utilizar los cubiertos.

En cuanto a la comida, no puedo deciros qué comimos, ya que tienen menús por temporadas y descubrirlo sería desvelarte la sorpresa. Sí te diré que no se trata de platos que destacen excesivamente desde el punto de vista culinario, pues se trata más de una experiencia que de gastronomía.

Y para que puedas hacerte una idea más completa de todo lo que te cuento, te dejo un vídeo en el que además de sorprenderte seguro que te divierte.

Pasó algo más de una hora y salimos de la sala. Fue curioso porque los camareros nos dijeron que habíamos tardado muy poco tiempo en comer. Y esa es otra de las sorpresas: no puedes entrar con reloj, así que pierdes completamente la noción del tiempo.

Una vez fuera, es el momento de mostrarte la carta con las fotografías de los platos. Y así es la segunda parte más emocionante: comprobar si has acertado o no y llevarte alguna que otra sorpresa inesperada.

Lo mejor, sin duda, ocurrió con los vinos. Catar vino en la oscuridad es algo único. Nos contaron que casi ninguno de los comensales suele descubrir, ni tan siquiera, si el vino es tinto, blanco o rosado.

Actualmente están llevando a cabo otra curiosa iniciativa: la Silent Disco. Una sala de baile donde no hay música. Al llegar, te dan unos auriculares inalámbricos con dos canales de música y tú eliges la música que quieres escuchar. En este caso, los camareros son sordos y tienes que comunicarte con ellos a través del lenguaje de signos. ¿Suena interesante, ¿verdad?

Pero no solamente Barcelona se ha sumado a esta tendencia. El Restaurante Dans Le Noir está presente en LondresParís, San Petesburgo, Auckland, Nantes y Madrid.

Espero que te haya gustado este post y que si te animas a vivirlo en primera persona me lo cuentes para intercambiar impresiones. A ver quién acertó más vinos y platos 😉

6 Comentarios

  1. Hola Silvia! Me encanta tu blog, sigue haciendo tan buen trabajo que seguro llegarás muy lejos!
    Yo también tuve la oportunidadde cenar aquí un día y la experiencia me encantó. Es tan curioso cenar privados de uno de nuestros sentidos, la vista, que consideramos imprescindible, que no valoramos lo que tenemos hasta que nos privan de ello. Por eso, mientras cenaba, me di cuenta de cómo debían sentirse todas las personas que viven así cada día. Se agudizaron mis otros sentidos y fui capaz de acertar muchos de los ingredientes! Por eso, desde aquí quiero presentar mis respetos, porque durante ese rato, los “torpes” fuimos nosotros. A saber cómo acabó la mesa!! XD
    Sin duda, una experiencia totalmente recomendable!

    • ¡Muchísimas gracias por tu comentario, Lorena! Me encanta que me escriba una persona que también ha estado y poder compartir impresiones. La verdad es que es algo muy impactante, y si reflexionas sobre la realidad que hay detrás, te da mucho qué pensar. Como nosotros no éramos capaces ni de comer y ellos llevan platos rápidamente y se mueven por la sala como pez en el agua… Sin duda, una experiencia única que merece mucho la pena. ¡Un saludo y gracias de nuevo!

  2. Excelente propuesta y gran ejemplo de inclusión social…, no conocía el sitio asi que sin duda iré. ¡Gracias Silvia!

    • ¡Gracias, Carolina! La verdad es que es un proyecto genial para que estas personas puedan trabajar, ya que la mayoría de personas con esta discapacidad lo tienen muy difícil para entrar al mercado laboral. Espero que a mucha gente le sirva para tomar conciencia 🙂 Un saludo

  3. Hola Silvia,

    He quedado encantado con tu relato y ansioso por vivir la experiencia. Buscaré el restaurant Dans Le Noir de Londres y le haré una visita en alguna escapada. Ya luego te cuento si pude diferenciar el vino blanco del agua mineral 😂

    Gracias por compartir tus aventuras, un abrazo.

    • ¡Hola César! Qué alegría que te haya gustado el post y sobretodo que te animes a descubrir este concepto. La verdad es que es una experiencia muy bonita y curiosa. Cuando vayas cuéntame qué te ha parecido y sobretodo si aciertas los vinos o no… parece fácil pero te aseguro que sin verlos es bastante complicado 😉 ¡Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*