Viajera, foodie y bloguera

Siempre que entro en un blog, me pregunto quién estará detrás. Indudablemente, cada persona aporta su toque personal al escribir. Por eso, creo que es importante presentarme y que conozcas un poco más sobre mí. Mis pasiones, como puedes deducir por el título, son dos: la gastronomía y los viajes. Aunque también me encanta la fotografía y siempre trabajo con imágenes propias.

Pero además de esto que he adelantado, hay algunas cosas más que me gustaría que supieras. Si me sigues, te sigo contando 😉

Mi nombre es Silvia y nací en BarcelonaUna ciudad entre el mar y la montaña. Un lugar que todos conocemos de sobra por tener monumentos impresionantes. Cada año, recibimos miles de turistas. En ocasiones para los autóctonos es algo difícil de asimilar, ya que nuestras calles están siempre abarrotadas. Por suerte, todavía podemos seguir disfrutando de algunos rincones más escondidos donde seguir disfrutando de la esencia barcelonesa.

Empecé a viajar con mis padres cuando era muy pequeña. A ellos tengo que agradecerles el gusto por viajar. Así, antes de que cumpliera quince años ya había recorrido gran parte de España y el Sur de Francia

Cuando fui algo más mayor, como cualquier adolescente, empecé a interesarme por viajar con con mis amigos. Todavía me acuerdo la primera vez que cogí sola un autocar por primera vez. Fue en el año 2003 a los diecisiete años. Ese verano había estado en Galicia, y había hecho un grupo de amigos que vivía en Madrid. Enseguida me propusieron que fuera a visitarles y acepté sin pensarlo dos veces. El trayecto de ocho horas que ahora me parece interminable, se me pasó volando. La semana que pasé allí, también. Desde entonces no dejé intentar recorrer el mundo.

Al año siguiente, me matriculé en la Universidad de Barcelona para estudiar la Diplomatura en Turismo. Me fascinaba la idea de aprender todas las curiosidades, costumbres y tradiciones de otras culturas. Por entonces todavía no tenía muy definido mi futuro laboral, pero tenía claro que aquello me daría una visión mucho más enriquecida del mundo.

Tras pasar unos años maravillosos trabajando en ese sector, mi vida dio un giro. En 2012 trasladé mi residencia a Madrid. Fue a través de una promoción interna de la empresa en la que trabajaba, aunque debo reconocer que tratándose de la ciudad que me abrió las puertas al mundo de los viajes, no se trataba de una casualidad. Inicialmente, el traslado duraba tres meses. Acabé quedándome cuatro años.

Dejaba muchas cosas atrás, pero decidí aceptar el reto. Me ilusionaba vivir fuera del nido familiar y reencontrarme con antiguos amigos. Aunque quizá una de las cosas de las que más disfrutaría era de algo que desde que fui por primera vez, me había gustado por encima de todo: el cielo de Madrid. Y aquí me tienes. Años después no puedo dejar de fotografiarlo.

En esos cuatro años aprendí muchísimo tanto a nivel laboral como personal. Comprendí que echar de menos a tu familia, tu entorno y tus amigos era algo especial. Cada reencuentro con ellos era mejor que el anterior. Pero al final, me había adaptado tanto a mi vida madrileña, que a cada regreso a casa, estaba deseando volver. Me relacioné con muchas personas y conseguí hacerme un hueco entre tanta gente.

En mi último año y debido a mis horarios de trabajo, no pude viajar tanto como me hubiera gustado. Fue entonces cuando empecé a interesarme por algo que acabaría siendo otra de mis aficiones: la gastronomía. Me suscribí a varios blogs que hablaban de restaurantes, eventos y mercados gastronómicos. Poco a poco fui yendo a todos ellos hasta darme cuenta de que en mi propia ciudad tenía un sinfín de posibilidades por explorar.

Gracias a esos blogs, empecé a ahondar en el mundo del Marketing Digital. Desde el primer momento me atrajo la idea de crear mi propia bitácora, pero nunca me atrevía a dar el paso. Quizá por miedo a que mis posts pudieran no interesar a los demás. Pero cada vez que buscaba un restaurante o quería organizar una escapada recurría a ellos.

Mis conocimientos en el mundo digital fueron aumentando a través de cursos, vídeos y tutoriales que me tenían completamente enganchada. Decidí afrontar un nuevo cambio y volví a Barcelona para estudiar un curso de Marketing y Comunicación. Tuve la oportunidad de trabajar en un Agencia de Comunicación, lo que me ayudó a saber que, efectivamente, se trataba de mi verdadera vocación.

Al acabar ese curso, regresé a Madrid para especializarme como Community Manager. Así, poco a poco mi blog fue tomando forma y fui especializándome en Marketing Turístico y Gastronómico y aumentando mis conocimientos en Redes Sociales y el Copywriting. 

Todo lo que aquí te cuento es fruto de mi experiencia personal ya que, por suerte, me he movido mucho durante los últimos años. Espero que en Gastroviaje encuentres lo que buscas y compartas conmigo tu punto de vista para que entre todos creemos una gran comunidad de foodies y viajeros 

¿Quieres acompañarme en esta aventura?

2 Comentarios

  1. Cristina Junquera

    21 diciembre, 2016 at 17:32

    Sencillamente ENHORABUENA Silvia, tienes un blog precioso que muestra tu talento con creces, tanto artístico como a la hora de escribir, las fotos… ¡Me encanta!
    Es una idea brillante, que además me da impulso para seguir con mi proyecto, llevo todo el año con un blog creado pero sin terminar por falta de algunos conocimientos para que quede todo lo bien que me gustaría. A veces buscando la perfección me quedo a mitad camino…jeje aunque sigo motivada por contar mi viajes y ver esto me anima un montón, así que gracias!! 🙂
    Un abrazo y te sigo, felices fiestas!

    • ¡Cristina, qué ilusión tu mensaje! Me encanta que te haya gustado y me anima mucho a seguir trabajando. Te entiendo perfectamente, yo tenía mil cosas escritas en borrador, fotos por todos lados… y me daba miedo enseñárselas a la gente, pero oye, cuando empiezas, no puedes parar 😉 Además, si escribes cosas que has vivido en primera persona y le pones ilusión, constancia y horas de trabajo… ¡no puede salir mal! Es una alegría enorme cuando ves que alguien encuentra tu blog y empieza a seguirte, así que te lo recomiendo 100%. El tema del perfeccionismo, yo soy así también 😛 pero tenemos que pensar que aunque generalmente sea bueno serlo, hay que dosificarlo para que no nos frene en nuestros objetivos. En cuanto a la parte técnica, yo no es que sea una experta, pero si necesitas te puedo echar una mano. Y también, si te apetece, podemos hablar para que escribas algo en el mío, con el viajazo que has hecho quedaría genial. Lo dicho, para lo que necesites y si te apetece lo que te comento, lo hablamos. Mil gracias por escribirme estas palabras tan bonitas, un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*