La cocina asturiana es una auténtica maravilla.  El restaurante El Molín de Mingo, a las afueras de Cangas de Onís, es sin duda uno de sus máximos exponentes. Una carta breve en la que destacan croquetas de compango, degustación de fabada o arroz con pollo de corral. El paisaje que lo envuelve y la amabilidad con la que te tratan ponen la guinda final a este restaurante de visita obligada si viajas a Asturias. 

Seguir leyendo