Cada vez más tomamos helados fuera de la temporada de verano, y más si la elaboración y el entorno lo merecen. Es el caso de la heladería Rocambolesc, en el barrio madrileño de Serrano. La primera visita que hice aquí fue del verano pasado, pero como mantenía un gran recuerdo de ella, me decidí a volver este mes para contarte todas las novedades que he encontrado. Y no te preocupes si piensas que vas a tener frío: en su terraza semicubierta tienes mantas en cada silla para poder abrigarte. Además, no solamente ofrecen helados, puedes tomarte un café calentito o una propuesta muy original: el panet, un “helado caliente”. Si no sabes de qué te hablo pero te ha entrado la curiosidad de probarlo, no te pierdas este post donde te lo cuento todo. 

Seguir leyendo